¿Cómo el CBD puede ayudarte con la fibrosis hepática?

En la fibrosis hepática, se acumula un exceso de tejido conectivo en el hígado, este tejido representa una cicatrización en respuesta a una lesión crónica repetitiva de las células hepáticas. La fibrosis suele progresar y comprometer la estructura y, finalmente, la función del hígado a medida que los hepatocitos regeneradores intentan sustituir y reparar el tejido dañado. Cuando esta alteración se disemina, se confirma la cirrosis.

Etiología

Varios tipos de lesiones hepáticas crónicas pueden causar fibrosis. Las lesiones hepáticas agudas autolimitadas (p. ej., la hepatitis vírica aguda A), aunque sean fulminantes, no distorsionan necesariamente la estructura básica del hígado y, por tanto, no promueven el desarrollo de fibrosis a pesar de la pérdida de hepatocitos.

En sus primeras fases, la fibrosis hepática puede remitir si la causa es reversible (por ejemplo, tras la eliminación del virus). Si el paciente está expuesto a varios meses o años de lesiones crónicas o repetitivas, la fibrosis se vuelve permanente.

La fibrosis se desarrolla a un ritmo aún más rápido en presencia de una obstrucción mecánica de los conductos biliares.

Fisiopatología

La activación de las células estrelladas perivasculares del hígado (células Ito, que almacenan lípidos) promueve el desarrollo de la fibrosis. Estas células y las adyacentes proliferan y se convierten en células contráctiles llamadas miofibroblastos. Estas células producen cantidades excesivas de matriz anormal (formada por colágeno, otras glicoproteínas y glicanos) y proteínas de la matriz celular. Las células de Kupffer (macrófagos residentes), los hepatocitos lesionados, las plaquetas y los leucocitos se agregan.

fibrosis hepática y CBD
Fibrosis hepática y CBD

Como consecuencia, se liberan especies reactivas de oxígeno y mediadores inflamatorios (p. ej., el factor de crecimiento derivado de las plaquetas, los factores de crecimiento transformantes, el factor de crecimiento del tejido conectivo). En consecuencia, la activación de las células estrelladas promueve el desarrollo de una matriz extracelular anormal, tanto en cantidad como en composición.

Los miofibroblastos estimulados por la endotelina-1 contribuyen a aumentar la resistencia de la vena porta y a incrementar la densidad de la matriz anormal. Los tractos fibrosos se unen a las ramas de las venas portales aferentes y a las venas hepáticas eferentes, lo que les permite eludir los hepatocitos y limitar su suministro de sangre.

Así, la fibrosis contribuye tanto a la isquemia de los hepatocitos (con la consiguiente disfunción hepatocelular) como a la hipertensión portal. La magnitud de la isquemia y la hipertensión portal determinan la afectación del hígado.

Por ejemplo, la fibrosis hepática congénita afecta a las ramas de la vena porta y deja poco parénquima. Como resultado, se desarrolla hipertensión portal, pero con una función hepatocelular normal.

Diagnosis:

  • Evaluación clínica
  • A veces, análisis de sangre y/o pruebas de imagen no invasivas
  • A veces, biopsia de hígado

Se sospecha la existencia de fibrosis hepática si los pacientes tienen una enfermedad hepática crónica conocida (por ejemplo, hepatitis viral crónica C o hepatitis crónica B, enfermedad hepática alcohólica) si los resultados de las pruebas hepáticas son anormales; en estos casos, se realizan pruebas para comprobar la existencia de fibrosis y, si ésta está presente, para determinar su gravedad (estadio). El conocimiento del estadio de la fibrosis puede orientar las decisiones médicas. Por ejemplo, el cribado del carcinoma hepatocelular y de las varices gastroesofágicas está indicado si se confirma la cirrosis, pero generalmente no está indicado en el caso de una fibrosis leve o moderada. La evaluación del grado de fibrosis hepática ayuda a valorar el pronóstico de los pacientes con hepatitis vírica crónica. Sin embargo, debido a la disponibilidad generalizada de los fármacos antivirales de acción directa, conocer el grado de fibrosis se ha convertido en algo mucho menos importante a la hora de decidir cuándo iniciar la terapia antiviral.

Entre las pruebas utilizadas para determinar el grado de fibrosis se encuentran las pruebas de imagen no invasivas, los análisis de sangre, la biopsia hepática y las pruebas más recientes que evalúan la rigidez del hígado.

Las pruebas de imagen no invasivas incluyen la ecografía convencional, el TAC y la RMN. Estas pruebas pueden detectar indicios de cirrosis e hipertensión portal, como nodularidad en la superficie del hígado, esplenomegalia y varices. Sin embargo, no son sensibles a la fibrosis moderada o incluso avanzada y pueden no detectar algunos casos de cirrosis en ausencia de esplenomegalia y varices. Aunque la fibrosis puede presentarse como una ecogenicidad alterada en la ecografía o una heterogeneidad de la señal en la TC, estos hallazgos son inespecíficos y pueden indicar sólo tejido graso en el parénquima hepático.

Aceite de CBD para la fibrosis hepática

Si observamos un hígado hepático, podemos ver cómo la afección aparece cuando se activan las células estrelladas hepáticas, que se multiplican en exceso y producen colágeno en cantidades excesivas, que es lo que conduce a la fibrosis hepática. Se ha demostrado que el CBD provoca la muerte de estas células estrelladas hepáticas activadas, lo que convierte al CBD en un tratamiento eficaz para la fibrosis hepática.

Aceite natural de CBD elaborado por Laboratorios Canalanza
Aceite natural de CBD elaborado por Laboratorios Canalanza

En un estudio con ratones que sufren encefalopatía hepática, el uso del CBD demuestra que se puede desarrollar un mejor tratamiento. La encefalopatía hepática se produce cuando se produce un fallo hepático agudo o crónico que provoca este trastorno neuropsiquiátrico.

Los ratones tratados con CBD para esta enfermedad en particular mostraron una mejora en sus funciones hepáticas, ya que el cannabidiol restauró los niveles plasmáticos de amoníaco, enzimas hepáticas y bilirrubina. Al mismo tiempo, la administración de CBD ayudó a normalizar la función cerebral en los mismos ratones, lo que se considera posible debido a la doble acción del CBD en el cerebro y el hígado al mismo tiempo. Esto indica que el uso de productos con CBD puede ayudar en el tratamiento de esta enfermedad en humanos.

¿Cuál es la posología del CBD para la fibrosis hepática?

Siempre depende de muchos factores, como la composición del CBD, la concentración de CBD, el peso, etc.
Nuestra sugerencia con nuestro aceite de CBD al 20% es empezar con 3 gotas por la mañana, otras 2-3 a la hora de comer y un poco más por la noche solo 4-5 para descansar el sueño.

Siempre decimos que es necesario hablar con su médico sobre el CBD y un control de la dosis. Demasiado CBD no será absorbido por el cuerpo y como entra saldrá. No por tomar mucho CBD significa que te ayudará más rápido. Recuerda que esto es natural y los efectos en el cuerpo no son los mismos que una píldora química. El CBD nunca te dejará un residuo ni te dará un efecto secundario.

Este tiene una concentración de 20% de CBD con menos de 0,1’8% de THC para un resultado rápido. Déjanos un comentario en la parte inferior y una sugerencia si quieres.

¡Nos vemos en el próximo post!

Deja un comentario